En los últimos años, han ido surgiendo nuevos métodos para terminar con el vello, si no de manera permanente, sí al menos de manera prolongada para evitar el fastidio que supone la aparición de molestos “pelitos” de manera frecuente. Entre todas las opciones, la fotodepilación se ha impuesto, tanto entre las mujeres como entre los hombres, como la solución más practica para olvidarse del tema por espacios de tiempo prolongados e inclusive permanentemente.

¿En qué consiste el tratamiento exactamente?

La tecnología se basa en la utilización de la energía de la luz, ya sea luz pulsada o láser, aunque hoy nos centraremos en la primera, también conocida por las siglas ILP (Luz Intensa Pulsada). La diferencia con el láser es la longitud de onda que se utiliza y el resultado es una depilación muy duradera.

¿Cómo funciona?

La técnica es sencilla: sobre la piel perfectamente limpia se aplican “disparos” de luz a una distancia de aproximación de entre 1mm. y 5 mm. Esta luz es absorbida por la melanina presente en la piel y en los folículos pilosos, que la transforma en calor. Este calor destruye la raíz del vello y hace que se caiga y no vuelva a crecer.

Entre las ventajas que ofrece la luz pulsada es que puede ser usada en un mayor tipo de pieles y/o diversos colores de vello, con óptimos resultados.

¿Cuántas sesiones hacen falta para terminar con el vello?

No se trata de un proceso gradual de avance igual en todos los casos, ya que depende en gran medida de los factores personales, como el sexo, la edad, el tipo de piel, el color y la densidad del vello o, incluso, de las zonas a depilar. El sistema hormonal juega un papel determinante, así como la cantidad de melanina que genera nuestro cuerpo. Esta parte es fundamental en la evolución del proceso, cuanta más concentración haya en el folículo piloso, más eficaz será el tratamiento y menos sesiones necesitaremos. Esa es la razón por la que el vello obscuro ofrece mejores y más rápidos resultados.

Sin embargo, también es cierto que la concentración de melanina en la piel ejerce en cierta medida un efecto contrario. Los foto-tipos obscuros necesitan mayor duración de los pulsos de luz. Por eso, es recomendable aplicar el tratamiento antes de haber expuesto la piel a las radiaciones solares. El grosor del vello (densidad pilosa) también influye en el número de sesiones a aplicar. Cuanto más grueso sea, los resultados serán mejores.

Y, como decíamos, otro de los condicionantes en el sistema hormonal. Las hormonas masculinas (andrógenos) dificultan más la depilación, ya que ejercen una acción mayor sobre el crecimiento del vello. Si a eso le sumamos que su densidad pilosa también es mayor, el resultado es que los hombres, por regla general, necesitarán más sesiones que las mujeres.

Por último, existen zonas, como las axilas, las ingles o las piernas, donde los resultados son más rápidos, mientras que en otras, como el pecho o la zona facial, necesitan un tratamiento más prolongado.

Lo mejor es que conregalo bono tratamiento estética Madridsultéis con nuestros especialistas para que os hagan un diagnóstico y les confirmen cuántas sesiones vais a necesitar para obtener un resultado óptimo. Pregunta por nuestros packs de sesiones con descuentos interesantes.

¿Deseas tener más tiempo disponible? Saca tiempo de todas esas sesiones que ahora inviertes en depilarte con mayor frecuencia, y lo más importante sin sacrificar tu imagen personal.

Llámanos al teléfono 915 756 837 y pide una cita con nuestras expertas en estética. Ellas te aconsejarán sobre este y otros tratamientos personalizados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!